Ekhilur

En estos primeros meses post confinamiento, estamos viendo diferentes acciones por parte de ayuntamientos para intentar reanimar la economía local, especialmente el pequeño comercio. La medida estrella son los bonos al consumo y exenciones fiscales. En cierta manera son una ayuda puntual de emergencia, pero y después que?

La disminución de la actividad económica, va a traer inevitablemente una crisis que venía larvada desde la del 2008, de la cual nunca llegamos a recuperarnos.

La crisis reducirá los ingresos y obligará a recortes en los presupuestos, tanto a nivel global como local a la espera del dinero de Europa.

Ante este panorama los ayuntamientos van a necesitar de nuevas herramientas que ayuden a optimizar el uso del presupuesto municipal y muchas de esas herramientas vendrán desde la ESS.

La cooperativa sin ánimo de lucro Ekhilur y entidad asociada a REAS, desplegará una prueba piloto innovadora en el ámbito de la gestión de ayudas sociales en los próximos meses. El Sistema Ekhilur no solo ayuda a gestionar más eficientemente las ayudas, sino que también permite redirigirlas hacia el pequeño comercio de proximidad.

La prueba piloto será en un ayuntamiento de 20.000 habitantes con unas 25 familias que recibirán una prestación social y otras 25 familias que también podrán usar el sistema, pero sin la prestación social. Tendrán la opción de usar bonos. Se creará una red de entre 10 y 15 comercios de productos básicos.

¿Cómo es posible hacerlo?

La forma de hacerlo es sencilla, se “marca” digitalmente el dinero dirigido a esas ayudas, de manera que solo pueda usarse en los comercios locales que estén dentro de una red definida por el propio ayuntamiento.

El sistema ekhilur permite la creación de cuentas de dinero electrónico que son casi equivalentes a cuentas corrientes bancarias, pero sin banco y con todas las garantías legales de las mismas.

Las ayudas sociales serán transferidas a dichas cuentas y es posible “marcar” parte o todo lo que se ingresa. De esta manera se puede asegurar que ese dinero “marcado” solo se usara en esa red de comercios.

El sistema permite crear diferentes redes que podrían ser una red principal, que abarca a todos los comercios del municipio, y una subred con solo los comercios de productos básicos.

Esto permite que si los usuarios de estas cuentas cargan dinero propio en las mismas, lo puedan usar en otros comercios que no estén dentro de la subred de productos básicos y se beneficien del sistema como cualquier otro ciudadano que sea usuario de ekhilur. Esto desestigmatiza a estas personas ya que el comercio no va a saber si el dinero con el que le pagan es propio o procede de ayudas sociales.

Los comercios a su vez ofrecerán descuentos diferidos que cargaran en las cuentas de los usuarios del sistema. Estos descuentos serán cargados de nuevo en dinero marcado para poder ser usado solo en la red de comercios que emite esos descuentos. Se trata de un mecanismo muy efectivo de fidelización como el usado en las grandes superficies.

¿Sólo para ayudas sociales?

Y no sólo las ayudas sociales, sino cualquier tipo y porcentaje de gasto municipal susceptible de ser realizado en el municipio (subvenciones, gastos generales, salarios, etc…) podría ser redirigido a través de este sistema.

Puede ser una herramienta muy útil para los ayuntamientos en muchos ámbitos ya que permitirá encauzar el gasto público hacia la economía local de una manera muy efectiva y aumentar de manera importante el efecto multiplicador del dinero público en la misma. También fomenta el cierre de circuitos económicos de proximidad y podemos empezar a obtener datos agregados muy útiles y precisos de la economía local hasta ahora sólo al alcance de las entidades bancarias.

Categorías: Sin categoría

2 comentarios

Arcadio aguirre · 3 octubre 2020 a las 19:19

Eso, parecido, con. Cheques del principado de Asturias, para darlo a una serie de casos, por ejemplo, por natalidad para gastarlos en el comercio local, tengo entendido que fue impugnado, por otros, como siempre, y anulado por algun ente judicial.

    Alex · 5 octubre 2020 a las 10:16

    Pues no conozco el caso, pero en Euskadi el bono kultura y los bonos al consumo locales no han tenido hasta ahora ningún problema y llevan años funcionando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *